Michelle Peiret, con estudios y especializaciones en nutrigenómica y epigenética con mas de 10 años de experiencia.
La nutrigenómica es una rama de la genómica nutricional que pretende proporcionar un conocimiento molecular (genético) sobre los componentes de la dieta que contribuyen a la salud. Estudios demuestran que esta especialidad será la medicina del futuro, es altamente efectiva y además no se recetan nada de fármacos sino un plan de alimentación basado en cada individuo y sus necesidades.
Michelle evalúa y analiza cómo nuestra composición genética individual contribuye a la forma en que procesamos lo que comemos y bebemos y cómo esto puede afectar los resultados de salud conllevan al riesgo de enfermedad crónicas y degenerativas tales como; obesidad, inflamación, diabetes, enfermedades cardiovasculares, cáncer, hashimoto, crohn, lupus, párkinson, vitíligo, problemas gastrointestinales artritis, osteoporosis, alzhéimer, fibromialgia entre otras que conllevan al riesgo de enfermedad crónicas y degenerativas.
Además, permite observar la interacción entre los nutrimentos y otros compuestos dietéticos con el genoma humano, todo a nivel molecular.

Michelle Peiret, con estudios y especializaciones en nutrigenómica y epigenética con mas de 10 años de experiencia.
La nutrigenómica es una rama de la genómica nutricional que pretende proporcionar un conocimiento molecular (genético) sobre los componentes de la dieta que contribuyen a la salud. Estudios demuestran que esta especialidad será la medicina del futuro, es altamente efectiva y además no se recetan nada de fármacos sino un plan de alimentación basado en cada individuo y sus necesidades.

Michelle evalúa y analiza cómo nuestra composición genética individual contribuye a la forma en que procesamos lo que comemos y bebemos y cómo esto puede afectar los resultados de salud conllevan al riesgo de enfermedad crónicas y degenerativas tales como; obesidad, inflamación, diabetes, enfermedades cardiovasculares, cáncer, hashimoto, crohn, lupus, párkinson, vitíligo, problemas gastrointestinales artritis, osteoporosis, alzhéimer, fibromialgia entre otras que conllevan al riesgo de enfermedad crónicas y degenerativas.
Además, permite observar la interacción entre los nutrimentos y otros compuestos dietéticos con el genoma humano, todo a nivel molecular.