Probiótico PF9

$48.00

Agotado

Agotado

COLONIZACIÓN DE FLORA INTESTINAL (PF9)

En todo proceso de optimización del bienestar es necesario establecer una primera fase de recolonización de flora intestinal para aumentar al máximo la absorción de la alimentación. Hay que recordar, que comer no es lo mismo que nutrirse. El probiótico PF9 es una mezcla perfectamente equilibrada de nueve cepas de probióticas que contienen un total de más de 8 mil millones de bacterias beneficiosas por cápsula. Entre estas 9 especies figuran los 5 probióticos más estudiados por la comunidad científica: Bifidobacterium lactis BL 2211, Lactobacillus acidophilus NCFM BL 2027, Lactobacillus casei BL 2401, Lactobacillus plantarum BL 2203 y Lactobacillus lactis 2618.

Estas especies tienen el potencial de modificar numerosos parámetros fisiológicos y metabólicos como la maduración del sistema inmunitario, el fortalecimiento de la barrera intestinal, la optimización de la digestión, la producción de neurotransmisores capaces de influir en la salud psicológica, la degradación de sustancias tóxicas y la exclusión de las bacterias patógenas por efecto de la competencia.

PF9 es uno de los mejores probióticos a nivel mundial, porque para fabricar este complemento alimenticio excepcional, el laboratorio Besbiz ha utilizado una tecnología (ProbioAct) que permite a los millones de probióticos permanecer viables y estables durante el periodo de conservación (liofilización en vez de atomización, añadido de inulina durante la fabricación). También consiguen estar presentes en gran número (más de 8 mil millones de bacterias por dosis) y sobre todo llegar al lugar de la acción, el intestino, y en concentración suficiente. Los efectos beneficiosos de PF9 se explican por la actividad enzimática de cada una de las especies probióticas, su interacción con las otras especies que componen el microbioma, sus efectos en la barrera intestinal y su capacidad para comunicarse con el sistema nervioso central a través del nervio vago.

Se recomienda mantener el producto en condiciones de baja temperatura y de poca humedad para mantener el mayor número de bacterias “viables”. No obstante, una conservación a temperatura ambiente sólo causa una muy ligera disminución de las bacterias viables, en la medida en que no supera algunas semanas. Esto ha sido posible gracias al añadido de ingredientes naturales que permiten específicamente aumentar la supervivencia de los probióticos a temperaturas inadecuadas.

Una vez ingeridos, los probióticos son liberados en el intestino, donde éstos son inmediatamente rehidratados. Entonces salen de su estado de inactividad y comienzan a multiplicarse, entrando en competencia con otras bacterias para adherirse a las paredes intestinales. La supervivencia y el crecimiento de los probióticos en el tracto digestivo es esencial para influir en las poblaciones microbianas y realizar su acción beneficiosa. Los estudios muestran que la toma de probióticos debe ser repetida y regular para que este crecimiento sea duradero y que los efectos sean medibles (mínimo 30 días). Aunque los probióticos están protegidos del medio ácido estomacal, se aconseja tomar PF9 en ayunas con un vaso de agua lo más alcalina posible para reducir al máximo esta acidez y garantizar una mayor esperanza de supervivencia a algunas bacterias que hayan sido liberadas demasiado pronto.

Con este importante paso nos garantizamos una mayor absorción de los nutrientes esenciales, una mayor potenciación del sistema inmune y una relajación del sistema adrenal ante episodios de estrés continuado.